¿Cómo tomamos decisiones? El detrás de cámaras del comportamiento humano

Actualizado: 3 ene 2021



Independientemente de que seamos conscientes de ello o no, nuestro cerebro está constantemente tomando decisiones sobre cómo nos comportamos.


Los procesos de toma de decisiones dependen de la interacción de variables complejas, pero es seguro decir que la mayoría de las decisiones que toma nuestro cerebro están determinadas por la forma en la que procesamos la información.


Los humanos tomamos decisiones todo el tiempo. Se estima que el adulto promedio toma unas 35.000 decisiones al día. No todas estas decisiones son conscientes, algunas de ellas incluso son automáticas (como dar me gusta a una publicación de Instagram o Facebook).


Todas estas decisiones, sin embargo, siguen un camino particular: 1) hay una entrada de información, un evento que requiere una respuesta 2) tu cerebro toma la entrada y comienza a buscar formas de dar una respuesta adecuada y 3) tu cerebro decide qué es lo mejor en función de una serie de procesos que pueden variar según tu estado de ánimo, conocimiento o, incluso, ¡cuánta hambre tienes!




Entrada de información Procesamiento Comportamiento



Tres sistemas que interactúan en el proceso de toma de decisiones


Tu cerebro está a cargo de asegurarse de que tu cuerpo y tu mente funcionen bien. Esto significa que tu cerebro se ocupa principalmente de mantenerte a salvo.

En general, podemos decir que tu cerebro está constituido por tres sistemas que tienen funciones de bajo y alto nivel. Las funciones de bajo nivel requieren poco control o conciencia de tu parte, como la respiración; y las funciones de alto nivel requieren un alto nivel de conciencia, como prepararse para un examen o decidir pedirle a alguien que se case contigo.



En términos generales, todos los sistemas de tu cerebro interactúan entre sí para ayudar a que tu cuerpo y mente funcionen sin problemas, pero, en aras de la simplicidad, explicaremos las funciones principales que cumple cada sistema. A éstos, les llamaremos el cerebro reptil, el cerebro mono y el cerebro humano.


Una mirada más cercana a los tres sistemas en tu cerebro



Cerebro reptil


Tu cerebro reptil está constituido por el tronco encefálico y el cerebelo y básicamente regula las funciones corporales como los latidos del corazón, la respiración y la coordinación del movimiento.


Cerebro de mamífero / mono


Tu cerebro mono está constituido por estructuras situadas en la región subcortical del cerebro. Tu cerebro mono es el responsable de tus emociones; busca recompensas y evita situaciones peligrosas y / o perturbadoras.


Cerebro humano

Tu sistema de cerebro humano constituye la región cortical del cerebro. Está involucrado en procesos muy complejos como el pensamiento, el razonamiento, el lenguaje y las interacciones sociales. Ha evolucionado para tomar decisiones sobre situaciones complejas. Gracias a este sistema podemos razonar, escribir, comunicarnos con los demás así como crear nuevas tecnologías o arte.


¿Por qué tengo que preocuparme por las estructuras cerebrales?


Tu cerebro tiene un propósito...

Con el paso del tiempo, nuestras diferentes estructuras cerebrales han evolucionado para adaptarse y responder de una manera que nos mantiene seguros en diferentes entornos.


En términos generales, podemos comprender las funciones de nuestro cerebro identificando en qué momento y lugar de la historia evolucionaron.


Piensa en las estructuras de su cerebro como civilizaciones diferentes en nuestra historia ...






La línea de tiempo de tu cerebro


Como civilizaciones diferentes, las estructuras de tu cerebro fueron diseñadas para sobrevivir en diferentes entornos y, por lo tanto, tienen diferentes propósitos...a menudo, contradictorios.


Esto afecta la forma en que tu cerebro toma decisiones y, en última instancia, cómo hace que te comportes.


Echando un vistazo más cercano a las prioridades de su cerebro


Recuerda que diferentes partes de tu cerebro evolucionaron en ambientes diferentes y, por lo tanto, tienen propósitos o tareas distintas…

Tu cerebro reptil, por ejemplo, evolucionó en un entorno agresivo donde existían otros animales que querían matarlo.


Por lo tanto, tu cerebro reptil se ocupa principalmente de mantener tu cuerpo a salvo... Cuando este sistema está a cargo, tu cerebro hace que te comportes de manera que maximices tus posibilidades de supervivencia. Tal y como si vivieras en un entorno hostil, lleno de predadores.


Tu cerebro de mamífero o mono, por otro lado, se desarrolló en un entorno social, donde tenía amigos y familiares que lo mantenían a salvo.


Como tu cerebro

mono se desarrolló en un entorno donde tenía más oportunidades de supervivencia, tuvo tiempo de explorar actividades que le trajeran placer. Por esta razón, cuando tu cerebro mono está al mando, su prioridad es complacerse por medio de actividades como comer grandes cantidades de comida y dulces.


Por supuesto, muchas de estas actividades también tienen el propósito de mantenerte con vida (como comer o mantenerte alejado de las cosas que te duelen), pero tu cerebro de mono haría estas actividades simplemente por placer, incluso si a veces pueden poner en peligro tu salud y supervivencia (por ejemplo, comer en exceso cosas grasosas y dulces).


Al igual que tu cerebro de mono, tu cerebro humano creció en un entorno donde la mayoría de las amenazas a la vida se evitaban mediante la formación de asociaciones con "otros cerebros" (¡incluso entre especies! Un ejemplo de esto es la domesticación de los perros).


Pero los cerebros humanos también se desarrollaron en un entorno donde las nuevas tecnologías (como cultivar alimentos y tener paredes para protegerse de los depredadores) aumentaron sus posibilidades de sobrevivir... así que, ya que no tenían que preocuparse por buscar comida y refugio todo el tiempo, tenían más tiempo para relajarse, preguntarse y pensar.


Por

lo tanto, cada cerebro humano se preocupa por... bueno, principalmente lo que cada ser humano considera sus prioridades. Dichas prioridades dependen de su historia y experiencias personales y de lo cada quien considere


significativo en su vida.


La capacidad de comprometerse


Si nuestro cerebro tiene tan diferentes prioridades ¿Cómo decidimos como comportarnos?


Tu cerebro ha aprendido a comprometerse. Las prioridades de tu cerebro humano pueden coexistir y, a menudo, coincidir con las prioridades de tu cerebro de mono y reptil.


Por ejemplo, si tu cerebro humano decide que quiere casarse y formar una familia, éste es un propósito con el que tu cerebro de mono y reptil pueden coincidir porque les da placer y potencialmente maximizará sus posibilidades de supervivencia al aumentar tu red de apoyo.


Sin embargo, a veces, los objetivos de tu cerebro humano y tu cerebro de mono y reptil no coinciden.

Por ejemplo, piensa en el año pasado si trataste de empezar una dieta ... ¿recuerdas lo fuertes que eran los antojos de algo dulce o graso? ... ¿te rendiste? Si es así, es probable que tu cerebro de mono estuviera en control ... y, dado que a él le encanta complacerse, priorizó los placeres a corto plazo (tener un dulce) sobre tu objetivo a largo plazo (perder peso).


¿Qué significa todo esto para la formación de hábitos de Bien-estar?


Como puedes ver, para tomar una decisión, tu cerebro tiene que lidiar con muchos intereses diferentes (recuerda, las estructuras cerebrales evolucionaron para cumplir diferentes propósitos).


Es por eso que nuestras elecciones y comportamientos no siempre parecen estar a favor de nuestros propósitos de Bien-estar. Sin embargo, incluso si parecen fuera de nuestro control, las decisiones humanas a menudo siguen ciertos patrones.


Hasta ahora, hemos comenzado a comprender cómo estos patrones en nuestro pensamiento influyen en el comportamiento.

Aún más emocionante es que hemos comenzado a descubrir cómo usar estos patrones de pensamiento a nuestro favor para poder crear las condiciones adecuadas para motivar un cambio de comportamiento positivo.


¿Qué hace posible la adquisición de hábitos nuevos?


Como ya habrás adivinado, cambiar el comportamiento es un proceso complejo porque requiere que todas las estructuras de tu cerebro "se unan" para trabajar hacia un objetivo común.


En última instancia, tu cerebro debe estar convencido de que la decisión de cambiar el comportamiento es lo mejor para él.


¡Este es un paso difícil porque diferentes partes de tu cerebro a menudo quieren cosas diferentes!


Sabemos por la literatura existente que el cambio de comportamiento ocurre cuando hay tres condiciones favorables. Cuando se trata de cambiar el comportamiento hay tres áreas esenciales a las que debemos prestar atención:


Motivación: tu cerebro comprende por qué el cambio es importante y realmente quiere cambiar.

Capacidad: tu cerebro siente que tiene lo necesario para producir cambios.

Oportunidad: tu cerebro encuentra los escenarios y las herramientas necesarias para cambiar el comportamiento requerido.


Recableando tu Bien-estar y la adquisición de hábitos de vida nuevos


En MindSpace, trabajamos por una sociedad en la que todos tengamos las herramientas necesarias para cuidar de nuestra salud mental y propulsar nuestro Bien-estar.

Recableando tu Bien-estar fue diseñado exactamente para darte herramientas que potenciarán tu motivación, incrementarán tu capacidad y te ofrecerán oportunidades para implementar nuevos hábitos de vida que facilitarán tu proceso de transformación y te llevarán a un mejor vivir.


Esto se traduce en la creación de una guía en la que te ofrecemos una serie de actividades, técnicas mentales y comportamentales que te ayudarán a incrementar tu estado anímico y consecuentemente, tu Bien-estar.


Nuestro manual contiene una serie de actividades simples que te incentivamos a que realices durante cuatro semanas. Dichas actividades corresponden a seis áreas en tu vida que son clave para mantener niveles óptimos de Bien-estar: conexiones sociales, sueño reparador, alimentación nutritiva, activación física, control mental y gratitud.


¡Aprende más sobre la adquisición de hábitos de Bien-estar adquiriendo nuestro manual Recableando tu Bien-estar!




221 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Únete a nuestra lista de correo

No te pierdas ninguna actualización